JUNJI BIOBIO suscribe Convenio con Inkia Energy para ejecutar proyecto de Eficiencia Energética en beneficio de los niños y niñas del Jardín Infantil Familiar Nubeluz de Charrúa

JUNJI BIOBIO suscribe convenio con Inkia Energy para ejecutar proyecto de Eficiencia Energética



Desde hace varios años “Inkia Energy”, ha venido trabajando en conjunto con la comunidad de Charrúa, la identificación de proyectos de desarrollo local de largo plazo y que satisfagan las necesidades de sus habitantes y en especial, de los niños y niñas de Charrúa, que forman parte de la comunidad educativa del Jardín Infantil Familiar Nubeluz. Entre los proyectos realizados se encuentran la construcción y equipamiento de la sala de psicomotricidad; la reparación de la bodega de insumos y materiales; la construcción de la pared perimetral del jardín, como también la instalación de portón eléctrico y pintura de fachada, entre otros. Inkia Energy, a través de sus respectivas políticas de Responsabilidad Social Empresarial, enmarcadas dentro de los objetivos de Desarrollo Sostenible, buscan aportar valor a las comunidades y sus entornos, ejecutando proyectos de desarrollo local de largo plazo, que les otorguen mejores oportunidades a sus habitantes y así puedan acceder a mejores niveles de calidad de vida. El Jardín Infantil Familiar Nubeluz es una unidad educacional, al servicio de la comunidad de Charrúa, ubicado en la comuna de Cabrero. Su sostenedor es JUNJI BIOBIO. Este jardín, tiene buenas instalaciones para albergar a 18 alumnos, entre los 2 a 4 años, de la localidad de Charrúa y sus alrededores. Objetivo del Convenio. El Convenio Proyecto Eficiencia Energética, entre JUNJI e Inkia Energy busca contribuir con la intervención e implementación de diversas obras de infraestructura y equipamiento, para el jardín infantil que se enmarcan dentro de la eficiencia energética. El objetivo es construir e implementar un jardín infantil eficiente energéticamente, para así favorecer el aprendizaje en los niños y niñas a través del mejoramiento de las condiciones de habitabilidad del establecimiento educacional, incorporando materiales y componentes con la finalidad de reducir la cantidad de energía requerida para su funcionamiento diario. El espacio a intervenir es sin duda el lugar donde los niños y niñas, día a día tienen la posibilidad de promover su acción creadora, enfrentarse a la resolución de problemas, como, asimismo, promover las relaciones positivas entre sus pares. El jardín es un lugar de la expresividad psicomotriz, donde los niños son entendidos y reconocidos en su discurso original expresado a través del cuerpo y sus relaciones con el espacio, los objetos y las personas; un lugar de comunicación, donde se pueden utilizar todos los registros de la comunicación verbal y no verbal. Cuando hacemos referencia a la necesidad de una intervención a la infraestructura del jardín infantil, hacemos referencia a la necesidad de los preescolares de tener espacios adecuados para el desarrollo de las competencias motrices, cognitivas y socio afectivas, como también el potenciar la relación entre iguales como contexto fundamental para el aprendizaje y el desarrollo de la identidad, aprender de los otros, y con los otros.